volver a las noticias

Hermosa crónica de la función TAByQUE en el Hogar Pereyra. Por Asún Prado. Compañia LosOtros Títeres

 

 

Los ojitos negros de Manuel, desde primera hora, en punta de pie, balconean en la trastienda de la mesa  que estoy armando. Más temprano escuché el llantito de un bebé allá adentro, se me estrujó el corazón… Más temprano una muñeca abandonada en el patio, la puse sentada a mi lado en la ventana.                                                                                                                                                                              Valentina mira esa mesa abierta: “¡Pero acá se ve todo!” “Sí, vamos a actuar tres, los títeres y yo”. Atenti que dos nenes asaltan  la trastienda, entran a colar sus ágiles manitas por la valija entreabierta, por todo recoveco.                                                                                                                                                                        Manuel, sus ojos fijos: “¿Cuándo vienen los títeres, pero cuándo, dónde están? ¡Deciles que vengan! ¿Ya vienen…”… “¿Vos tenés un perro?” “Sí Manuel, dos, y gatos. También tengo un zorro, se llama Renato,  es un títere, está acá y hoy lo vas a conocer”. “Mentira es mentira” dice Manuel. “Es verdad, ya verás…”  “No pero cuándo vienen.”                                                                                                                                                                            Hay que esperar a los otros chicos.  Mientras, Ayelén me da la mano y lleva a jugar en el lindísimo parque. Ella descubre al hamacarse unas flores que acaban de explotar altas en un árbol.  Allá sigue Manu en su puesto, vigilando la mesa.                                                                                                                                                      Ahora sí, todos los nenes bañaditos. Vienen los títeres, Manuel: hay que convencerlo de que se aleje un par de metros... Arranca la función de “TabYque” en el Hogar Pereyra. Sebas, el mayor de ellos, adivina una canción, asombrando al ratón Popi, asique la cantan juntos. Él tiene en su regazo a una de las bebés del Hogar. Los títeres, conmigo, con los niños, con las maestras, los visitantes que son como papis y mamis, todos en la historia jugamos, ritualmente vamos haciéndonos amigos.                                                                                                                                                                     Y…FIN... Varios chicos se arremolinan. Ayelén ansiosa,  aprieta como para arrancarme al zorro Renato, logramos que cambie por el regalo de un besito… Algunos chicos cazan con avidez pequeños objeto de utilería, pero finalmente gana la idea de colaborar y me los van pasando para guardar uno a uno.                                                                                                                                                                                 Hora de saludarse con  los títeres, no alcanzan las manos…gran desborde en la trastienda...                             Manuel silencioso reaparece en su costadito. “¿Viste que era verdad lo del zorro?” Quedan con Renato contenidos, mirándose un instante: el nene de repente, como indignado, le pega un chirlito, todos nos desconcertamos, de inmediato le viene una ternura, inclina su cabecita y le da un enorme y largo abrazo...Tantea luego los bracitos del títere, le pregunta sobre esas uñas extrañas...charlan. “¿A dónde se están yendo los títeres ahora? ¿Se pueden quedar?  Ah...  ¿se van?” “Sí, pero quieren volver y pronto”.  Sebas me pide que cante otra canción de TabYque: “Érase una vez/un lobito bueno/al que maltrataban/todos los corderos…”  Él la tararea conmigo. ”¿Eh, te la sabés ésta también Sebas?” “No pero a mí me gustan todas esas cosas que son del revés”.                                                                                                                   Vamos guardando, cae la tarde… Manuel junto a otros chicos me ayudan a desarmar hasta lo último. Maletas hechas, toca despedirnos… “¿Ya te vas?” Esta pregunta quema. “Tenés que volver, podés venir con otra cosa” resuelve  el gran Sebas. “¡SÍÍÍ, eso voy a hacer!”.                                                                                                                                                Guido y Fernando, dos trabajadores que me convidaron, apadrinan el Hogar con alma y energía. Norma, las maestras, varios adultos presentes, cuidan tanto a los niños del Hogar, nos ofrecen sus puertas abiertas.                                                                                                                                                                                  Por los lados del patio del Hogar Pereyra, fue sorprendida esa tarde de octubre la tristeza ayudándole a ganar a la alegría.

CONSULTAS
info@la-sortija.com


011.15.2168.3396
011.15.5877.3102
La Sortija logo

Su consulta se ha enviado con éxito

Se ha producido un error al validar los datos.
Verifique los campos y recordar hacer click en No soy un robot
Enviando...
Para enviar su consulta, debe marcar esta casilla:
Ir arriba